LA MUJER SUPERDOTADA Y/O CON AACCII Y LA PAREJA

Sin ánimo de sobregeneralizar (pues hay mujeres superdotadas con parejas felices y que no han tenido dificultades en este sentido), la mujer superdotada y/o con AACCII posee una serie de connotaciones en su personalidad que puede llevarla a no tener fácil encontrar pareja y, sobre todo, a mantenerla. Características como: sus “ansias de perfección” (perfeccionismo, a veces,  extremo); sus altos niveles de autoexigencias y exigencias hacia los demás; su gran intensidad emocional; su hipersensibilidad e hipersensitividad; su hiperanálisis e hiperactividad mental; su miedo a ser abandonada y/o rechazada por la pareja; su tendencia, a veces, a tener dependencia emocional de parejas potencialmente tóxicas por ese miedo al rechazo y al abandono y perder su “eje de seguridad” en la vida; el sometimiento, a veces, a la pareja, por sus deseos de agradar (funcionan por deseabilidad social); su potencial verbal tan alto que “atropella” a la pareja hablando y argumentando;…la hace vulnerable en las relaciones de pareja.

Una mujer especialmente inteligente exige a su pareja, a veces, lo que no le puede siquiera ofrecer, y lo hace inconscientemente, sin mala intención, sólo creyendo que es “lo justo”, “lo que tiene que ser” según ella, en el funcionamiento de una pareja. Sus altos niveles de autoexigencias los extrapola a la pareja, pidiéndole y/o exigiéndole a su partenaire, en un momento dado, lo que no le va a dar (por los motivos que sean).

La intensidad emocional también juega un papel muy importante en sus relaciones de pareja, ya que vive las emociones de forma exacerbada, doliéndole, quizás demasiado, los comentarios, hechos,…de la pareja hacia ella.

Por otro lado, la mujer superdotada puede minimizar sin querer a su pareja, ya que es posible que razone, argumente, haga las cosas más rápidamente que él (suponiendo heterosexualidad en la pareja) y, si el hombre tiene una tendencia hacia a ser machista, no le va a permitir a ella que se desarrolle en plenitud, perdiendo así la mujer más inteligente su propia identidad por agradar y no defraudarlo. Producto de la sociedad en la que vivimos, la alta inteligencia no se tolera bien en general pero, cuando en la pareja ella es más inteligente que él, éste suele, en muchos casos, sentirse minimizado por ella, con lo que se rompe el equilibrio.

La mujer superdotada suele ser muy perfeccionista en general: tiene que ser “perfecta” con su pareja, como madre, en su trabajo, en las relaciones sociales,…, siempre impecable. Este perfeccionismo también la lleva a querer tener una relación de pareja en absoluta plenitud, a que sea una “relación maravillosa” y esto, claro está, no siempre lo consigue, con lo que puede entrar en insatisfacción.

Además, la entrega absoluta de la mujer superdotada, las relaciones de pareja de “todo o nada”, su complejidad cerebral, la tendencia a la profundidad en las relaciones que establece, su sentido de la justicia, la necesidad de admirar a la otra persona y de que le aporte estabilidad emocional,…, entre otros motivos, dan lugar a que las relaciones de pareja en la mujer más inteligente puedan ser complicadas.

La mujer superdotada necesita una persona que le dé estabilidad emocional, la comprenda, sea capaz de tolerar su impaciencia, sea curioso intelectualmente y, a la vez, le aporte ocio y no sea en exceso susceptible. La sinceridad también es muy importante que forme parte de los valores de su pareja y pueda ser su amigo, confidente, cómplice y amante a la vez,…, quizás demasiados requisitos aunados en una misma persona, pero esto no tiene por qué ser imposible.

11 Comments

Cris

Madre mía, me has leido el pensamiento. Justamente estaba hablando de esto con mi pareja , cuyo principal problema es que rechaza que yo tenga altas capacidades. Sinceramente, mo sé qué hacer. Me dice que no debo de tratar a la gente como si fueran tontos. Yo no creo que lo haga, no soy una persona de hacer dsño a nadie. Total, que ya lo que hago es simplemente no hablar. La única manera de sobrevivir.

Reply
Cris

Madre mía, me has leido el pensamiento. Justamente estaba hablando de esto con mi pareja , cuyo principal problema es que rechaza que yo tenga altas capacidades. Sinceramente, mo sé qué hacer. Me dice que no debo de tratar a la gente como si fueran tontos. Yo no creo que lo haga, no soy una persona de hacer dsño a nadie. Total, que ya lo que hago es simplemente no hablar. La única manera de sobrevivir.

Reply
Marisol Gómez

Hola, Cris:
Por desgracia, lo que te ocurre a ti es frecuente.
Yo te animo a ser tú misma y mostrarte en plenitud. Quizás con los demás, a nivel social, tengas que «suavizar» tus comentarios, ya que pueden sentirse «heridos» en su autoestima al comprobar que eres más rápida hablando, razonas más velozmente y tus opiniones son diferentes a las de ellos/as y, seguramente, más lógicas y creativas la mayoría de ellas.
Respecto a tu pareja, tendrá que aceptarte tal cual tú eres, incluídas tus altas capacidades porque, si no, tú estarás camuflándote ante él para agradarlo, esto te hará sentir mal con el tiempo e influirá negativamente en vuestra relación.
Un fuerte abrazo.
Marisol Gómez

Reply
Silvia Camara

Hola, como siempre un placer leerte. Estoy Totalmente de acuerdo con el articulo, es mas, la relación no es facil, incluso yo diria que parece una montaña rusa.
Por suerte mi pareja tambien es inteligente y sabemos llegar a un punto donde si das un paso mas la relacion se rompe. Yo siempre le he dicho a mi marido que no me entiende…. Y eso le hace daño porque su respuesta es , «que mas quieres que haga»
A mi me ha costado mucho enterder que cada uno tiene su ritmo…. Su espacio…..
Con los años he aprendido que no es bueno depender de nadie…. Ni de los hijos. Por muy duro que parezca debemos …. Aceptar que no lo entendemos todo, que no podemos controlarlo todo….. Que hay cosas que no tienen explicacion…. Que tenemos que aceptar lo que somos y aprender a vivir con ello….. Y que el precio de la libertad es la soledad.

Un beso y un abrazo muy fuerte desde Segovia

Reply
Cris

Me ha gustado tu comentario; es verdad, que el precio es la soledad, porque solo un porcentaje pequeño de la población es como nosotras, por lo que estamos en minoría. También te digo que aunque la pareja sea superdotada, esto no supone la panacea. Yo creo que hay que hacer, como decía mi padre «echarse el alma a la espalda», y evitar el exceso de sensibilidad, que suele ir con nosotras. Antes pensaba que tenía la obligación moral (y además quería) de informar de muchos conocimientos que tengo a la gente, en general. Me he ido dando cuenta de que además de no necesitarlo, hasta les incomoda. Por este motivo, incluido a mi pareja, ya selecciono bastante lo que diga, cómo y a quien.

Reply
Silvia Cámara Santos

Hola, muchas gracias por tu respuesta.
Estoy de acuerdo contigo. No hace falta muchas veces decir lo que pensamos…. o corregir lo que decimos, aunque sea de forma involuntaria y constructiva (que la mayoría de las veces se interpreta mal). Pero también es cierto, desde mi punto de vista, que necesitamos interactuar con los demás, porque, si para no sentirnos rechazados, nos callamos, medimos nuestras opiniones, nosotros mismos nos convertimos en nuestros propios verdugos. Es muy triste, que tengas que medir tus palabras, pensamientos…. sentimientos…. yo me canso de adaptarme, ¿Para cuando la empatía hacia las altas capacidades? Porqué tenemos que ocultarnos…. porque en definitiva nos tienen miedo. Miedo a pensar más rápido y más abstracto, miedo a que siempre o casi siempre tengamos razón, y en ocasiones como es mi caso, decirlo de una forma sarcástica, pero no ofensiva, desde mi punto de vista, pero con humor, humor que ofende, pero que mucha gente no entiende e interprete erróneamente. Estoy cansada…. y me cuesta practicar y entender…. mi soledad…. y mi falta de habilidades sociales, aunque yo soy muy abierta…. pero a la hora de la verdad, realmente tengo 2 o 3 personas, con las que puedo ser yo misma.
Me parece muy triste que esto sea así.
Ahora bien, no es fácil que personas con altas capacidades formen un grupo social estable, por la complejidad de nuestra autocrítica e independencia, y como diría mi abuela «dos gallos en el mismo corral……» pero creo que si estuviéramos más unidos como grupo social, no estaríamos tan aislados socialmente.
Es una opinión…. como otra cualquiera.
Un placer…. poder hablar….
Un saludo

Reply
Cris

Me pasa lo mismo, tengo muchísimos conocidos y conocidas, y unos cuantos buenos amigos/as, pero pocas personas con las que hablar de verdad. Me gustaría tener un terapeuta con AACC para que me entendiera, pero no he encontrado en Madrid a nadie, igual, un grupo de gente que sea como yo. Pero tampoco lo he encontrado, aunque la verdad, no lo he buscado mucho. Si tenéis información sobre estas cosas, por favor, indicarme.

Mil gracias,

Cris

Reply
Marisol Gómez

Así es, Silvia.
Sería estupendo tener un grupo de AACC de adultos, al menos, de referencia (en Barcelona, por cierto, existe una asociación de adultos con AACC; la lleva Ferrán Casadó).
No obstante, tenemos que ser conscientes también que somos un grupo difícil para «convivir» entre nosotros, ya que la crítica mental está servida y suele ser muy automática y, por lo tanto, involuntaria, lo cual no facilita las cosas…
La soledad nuestra va a estar ahí, pero hay que hacer de todo para amortiguarla, porque es una mala compañera si no es deseada.
Un abrazo.
Marisol

Reply
Marisol Gómez

Hola, Silvia:
Completamente de acuerdo contigo en todo lo que relatas y lo último es tal cual «El precio de la libertad, finalmente, es la soledad».
Tú siempre tan atenta y cariñosa conmigo. Mil gracias!!
Un abrazo enorme.
Marisol

Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.